SEGUNDA OLA:Coronavirus: ¿Qué va a pasar con las clases presenciales?

El Gobierno autorizó a la Educación a suspender las clases si se agrava la situación del coronavirus. Los gremios presionan pero por ahora siguen.

La segunda ola de coronavirus golpea fuerte en la provincia de Buenos Aires. Los últimos reportes arrojaron 13 mil contagios en un sólo día y marcan un récord superior a los que planteó el virus en 2020. En ese marco, todas las miradas se posaron sobre la educación y la necesidad de continuar -o no- con el esquema de clases presenciales.

Hoy, la mayoría de los alumnos bonaerenses concurren a la escuela en una modalidad “semipresencial”. Los grados se dividen en dos y hasta tres burbujas que concurren a los establecimientos alternándose. Así, hay chicos que van a la escuela una semana de cada tres, o incluso menos.

En la semana que pasó, los tres gremios mayoritarios, que suelen coordinar su accionar en el marco del Frente de Unidad, plantearon a la Provincia la necesidad de revisar el sistema. UDOCBA lo dijo tajantemente, FEB alertó por zonas de “alto riesgo” y SUTEBA pidió reuniones con Educación y Salud que nadie sabe si se concretarán.

Ayer, hubo un planteo más firme y unificado. “Se resolvió solicitar, con carácter de urgente, un encuentro con la Directora General de Educación y Cultura, Agustina Vila, y una reunión conjunta con la propia Vila y con el Ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, debido al aumento exponencial de los casos de Covid 19”, informaron los gremios.

Lo que preocupa no es sólo el aumento acelerado de casos, sino la falta de cumplimiento de protocolos, la dificultad en la cobertura de cargos y la provisión de insumos necesarios para cuidar a estudiantes, docentes y auxiliares.

A pesar de que el planteo es firme, las respuestas de parte del gobierno no se hacen escuchar. Hace tres días, al Jefe de Gabinete, Carlos Bianco, le preguntaron qué va a pasar con ese tema. “Esta garantizada la presencialidad. Es una de las cuestiones que hemos decidido priorizar en este marco de mayores cuidados que estamos implementando en coordinacion con el gobierno nacional”, señaló el funcionario, desestimando el planteo gremial.

Hoy hubo una novedad importante: el Gobierno prorrogó la emergencia sanitaria y abrió el paraguas para tomar más medidas, entre las que se comprende la posibilidad de suspender las clases presenciales. El decreto causó revuelo: muchos interpretaron que desde el lunes se terminaba la concurrencia de alumnos.

En el artículo 3 del decreto publicado hoy se faculta “al Ministro Secretario en el Departamento de Jefatura de Gabinete de Ministros y a la Directora General de Cultura y Educación, de manera conjunta, a suspender en forma temporaria las clases presenciales, así como a reiniciarlas, en función de la evaluación del riesgo epidemiológico, de conformidad con la normativa vigente”.

¿Qué pasó con la vacunación de docentes?

Cuando llegó el primer lote de casi un millón de vacunas chinas Sinopharm, el Gobierno decidió aplicárselo íntegramente al personal docente. Esto se debió a que todavía no estaba autorizada su inoculación en personas mayores de 60 años. Cuando esa autorización llegó, la prioridad volvió a recaer sobre los grupos de riesgo, a los  que la Provincia espera vacunar en las próximas semanas.

El monitor público de vacunación del Gobierno nacional señala que hasta la fecha hay 626 mil trabajadores comprendidos bajo la denominación “personal estratégico” que recibieron al menos una dosis de la vacuna contra el coronavirus. Allí se considera a Fuerzas de Seguridad y Armadas, Docentes y personal no docente de todos los niveles educativos, Responsables del Funcionamiento del Estado y Personal del Servicio Penitenciario. La información no está desglosada.

En la Provincia calculan que hay un 40 por ciento de docentes vacunados. La proporción se estima en base a la cantidad de inscriptos, ya que la aplicación es voluntaria.

¿Qué ocurre con las clases en los países de la región?

Los países vecinos se encuentran transitando también la segunda ola de la pandemia con efectos similares o peores a los que comenzaron a verse en Argentina en la última semana, y el gobierno monitorea desde el inicio de la pandemia lo que ocurre en la región.

En Uruguay, que presentó la tasa más alta del mundo de casos por millón de habitantes, luego de una apertura total de las claes debió cerrarlas temporalmente del 24 de marzo al 9 de abril.

Por su parte, Brasil, un caso paradigmático en el mundo y en donde se habla de la posibilidad de que durante abril ocurran 5 mil muertes diarias, cada Estado toma su propia decisión por lo que Río de Janeiro cerró totalmente las escuelas y San Pablo presenta una alerta roja.

Mientras que en Chile, donde también la decisión recae en cada Departamento, las escuelas que se encuentran en las zonas donde se decretó cuarentenas realizan clases a distancia.