ESPACIO DE OPINION: LA (DES)POLITICA ACTUAL Y EL FUTURO DEL JUSTICIALISMO EN NUESTRA CIUDAD.

La profunda crisis institucional, económica, política y social que se observa hoy en nuestro país merecería al menos como meros ciudadanos detener nuestro andar cotidiano un instante y preguntarnos a título muy personal que motivos la han originado y qué podríamos intentar hacer para colaborar en su restauración.
(Tal vez, ayudaría a sentirnos un poco menos culpables, aunque consideremos no tener toda la culpa.)
¿Como fué que hemos llegado a establecer esta mal llamada “grieta” que divide a la sociedad ante cada situación que se presente, sea ésta de caracter social, político, educacional, económico o meramente deportivo?
¿Qué mala pócima deberíamos suponer que hemos inconscientemente bebido para qué en nada podamos ponernos de acuerdo y ningún proyecto serio de interés ciudadano pueda lograr ser encarado y culminado unidos en libertad y mancomunado esfuerzo, buscando como dice el preámbulo de nuestra constitucion, el definitivo “bienestar general”, no yá para nosotros sino pensando en el futuro de nuestros hijos y nietos?
Si bien a fines de 2015 se sozlayaba debajo de la alfombra una situación que ameritaba un profundo cambio de rumbo pues los parámetros macroeconómicos mostraban serias falencias, el (des)gobierno de nuestra república durante los 4 tormentosos años del ex presidente Macri, llevó nuevamente a caer en la dependencia del Fondo Monetario Internacional con la toma de deuda por casi 50.000 millones de dólares (algunos bonos pactados a 100 años de plazo para su pago), se ocupó de desactivar y convertir a uno de los sectores más importante en lo social (el Ministerio de Salud Pública) en una mera secretaria acéfala de ideas, y la falta de trabajo y oportunidades sumado a la permanente suba indiscriminada de tarifas en dólares, dispararon los indices de pobreza a casi un 40.8% (datos UCA) al final de su mandato.
El país decidió un nuevo rumbo, una vez más supuestamente en defensa de los mas postergados. Pero el inicio de gestión se vió profundamente golpeado por la aparición de una tormentosa pandemia mundial que desde fines de 2019 azota a la humanidad y ya se ha cobrado casi 3 millones de vidas e infectado a unos 124 millones de habitantes, aunque alienta la cifra de recuperados que marca 72.3 millones de personas, por lo que es menester tomar conciencia y seguir cuidándonos. Llevará tiempo, mas allá de las benditas vacunas.
Hoy, es obligación ética y moral ocuparse de los mas vulnerables, reactivar la educación de nuestros niños y jóvenes y atender debidamente a nuestros ancianos. Pareciera que aún no se le encuentra “el agujero al mate” pues mientras se intenta buscar un arreglo con los eternos acreedores mundiales, los índices inflaccionarios no bajan, las tarifas vuelven a subir y los salarios se estancan.
El proyecto de eliminación de ganancias pareciera ir en la dirección de permitirle a una parte de la sociedad recuperar su poder adquisitivo.
Pero evidentemente no alcanza. Generar trabajo, disminuir la presión tributaria sobre los sectores productivos y apoyar crediticiamente a las pequeñas y medianas empresas aún no está en agenda.
Como corolario, en el horizonte se avizoran cercanas las elecciones de medio término y los peronistas alvearenses ya entrados en años y memoriosos de los buenos viejos tiempos donde el justicialismo era activo partícipe del crecimiento ininterrumpido de la ciudad, vemos con nostalgia como han pasado 10 largos años desde aquel tràgico 2011, donde entregáramos el manejo municipal anteponiendo enconos y envidias personales al mantenimiento del poder gubernamental, hecho que continuamos lamentándo día tras dia.
En las antípodas de nuestros adversarios políticos, el consejo partidario pareciera preferir mantener acotado (y cerrado) el único espacio que debiera ser centro de sanas discusiones y profundas reflexiones, “la Casa del Pueblo”, que hoy se asemeja mas a “la casa de algunos” y tal vez puedan sentirse cómodos manteniendo un poder, (perdedor siempre) pero poder personal al fin.
Y de repente, pareciera surgir a la luz pública un nuevo grupo de compañeros que suponen poseer la clave para por fin devolverle democráticamente y “sin apetencias personales”, el protagonismo a un partido que sin pena ni gloria, añora a sus viejos caudillos, mas allá de sus egos y errores.(Suena lógico?).
A su vez, el gobierno local duerme la siesta amparado en la inacción de una oposición tan light que preocupa (salvo excepciones) y parece disfrutar discrecionalmente la habilitación de un presupuesto de casi 900 millones de pesos donde cuya principal carga la constituye su enorme planta de funcionarios y personal (casi cercana al 70% del total en sueldos) invirtiendo así el valor cercano a un vehículo 0km diariamente. Muchos se preguntan en que…
Algunas cosas hechas y otras por hacer no pueden tapar un bosque que ya hace varios años crece de forma tupida.
Po eso, algo habrá que replantearse intentar, de forma unida y con total humildad, para devolverle al peronismo su gloria pasada.
La que lo llevó a realizar en General Alvear la más grande transformación de su historia y a nuestra querida “Ciudad de la Amistad” ostentar un lugar de privilegio en el centro de la provincia, donde hoy brillan a pesar de la crisis, ciudades como Tapalqué o Saladillo que permanentemente buscan superarse y continúan expandiéndose, conformando y apoyando empresas y polos industriales, desarrollando obras públicas y privadas y encarando emprendimientos turisticos de relevancia.
Si nos ponemos a trabajar juntos, a pesar de todo, todavía estaremos a tiempo de recuperar el tiempo y la gloria perdida.
(Sepa el Justicialismo pensar.)

JORGE SALVADOR MOLLICA
DNI 11.965.985