Consumo sostenible: ideas para promover el cuidado del planeta

En la actualidad consumimos muchos más productos de los que realmente necesitamos. Este comportamiento, cada vez más habitual, es uno de los factores que más perjudican al medio ambiente ya que se generan muchos más residuos de lo que el planeta puede asimilar. Por este motivo, es fundamental que empecemos a ser más conscientes y comencemos a promover el consumo responsable y sostenible. A continuación te presentaremos algunas ideas para poner en práctica junto a toda la familia:

Comprar productos locales

Una de las mejores formas de llevar a cabo un consumo sostenible, es comprar en negocios que comercialicen productos locales. Este simple hecho contribuye a reducir la huella ecológica, ya que disminuye el gasto de combustible y los costos de transporte y distribución. Esta misma actitud puede extenderse a todo tipo de productos, desde alimentos hasta limpieza o indumentaria.

Planificar la compra

Planificar nuestra compra es una excelente forma de evitar los gastos impulsivos. Esto no solo nos ayuda a ahorrar dinero, sino que también contribuye al medio ambiente reduciendo nuestro consumo -y por ende nuestros residuos-. Otra buena alternativa para reducir nuestro impacto, es hacer una lista y pedir por delivery en el Supermercado Dia los productos que necesitamos. Sumado a esto, la mayoría de las entregas se realizan en bicicleta, evitando la contaminación de la atmósfera.

No a las bolsas de plástico

Las bolsas plásticas son uno de los elementos más contaminantes y dañinos del medio ambiente. Además de tardar más de 150  años en biodegradarse, con frecuencia terminan en el mar deteriorando los ecosistemas marinos y perjudicando a miles de especies. Por este motivo, resulta fundamental que llevemos nuestras propias bolsas reutilizables desde casa y evitemos el uso del plástico.

Fijarse en la etiqueta de electrodomésticos

Antes de comprar cualquier artículo o producto, lo primero que debemos tener en cuenta es que no todos generan el mismo impacto medioambiental, sobre todo cuando se trata de electrodomésticos. De esta forma, para promover el cuidado del planeta es importante que nos fijemos en la etiqueta energética que los fabricantes están obligados a mostrar y chequemos el nivel de consumo correspondiente. Por otro lado, si se trata de bombillas, lo mejor es comprar aquellas con tecnología LED, ya que no generan calor y tienen una vida útil de más de 40.000 horas.

Reciclar y reutilizar

Una de los prácticas que no pueden faltar en ningún hogar es la del reciclaje. Existen cientos de formas de hacerlo y podemos conseguir excelentes ideas en Internet para entretenernos en familia. De todas maneras, también es importante ser conscientes de lo que consumimos y tratar de comprar productos que no estén empaquetados para no generar residuos. En caso de que sea inevitable, debemos tratar de que sean envases reutilizables o biodegradables.

Modificar la forma de trasladarnos

Los autos son uno de los principales emisores de monóxido de carbono y de otros gases perjudiciales para la capa de ozono. Si bien dejar de utilizarlos es una tarea difícil, podemos disminuir su frecuencia de uso y optar por otros medios como la bicicleta o el transporte público. Otra alternativa es hacer viajes compartidos con otras personas que realicen el mismo recorrido que nosotros.

¿Tenés otras ideas para cuidar a nuestro planeta?