Crudo testimonio de docente con 600 alumnos: “Trabajamos más, no tenemos horarios ni herramientas”

Marta Isabel Hein, una docente de un pueblo a escasos kilómetros de Oberá, describió la dura situación que atraviesa, al tener que dar clases no presenciales, sin computadora, ni conectividad, con un salario magro y bajo hostigamiento de sus superiores.

POSADAS. La pandemia y cuarentena por el novel coronavirus obligó a un drástico cambio en algunas actividades como la docencia, en la que, muchos docentes misioneros aseguran que empeoraron notablemente las condiciones laborales, con el agravante siguiente: los bajísimos salarios impiden que puedan adquirir las herramientas informáticas necesarias para desarrollar la tarea pedagógica no presencial.

Marta Isabel Hein, es una docente de Colonia Yabebirí, un pueblo ubicado a 18 kilómetros de Oberá y accedió a hablar de su situación con MisionesCuatro. La docente suplente puso de relieve el problema de “no disponer de las herramientas tecnológicas necesarias para desarrollar nuestras clases”. Y reveló: “Dispongo de una netbook de conectar igualdad, que tengo en préstamo. Soy suplente y la netbook corresponde al titular de las horas. Este año no logré retirarla y no cuento con una computadora. Tengo un celular cuya memoria externa se quemó. Paso horas eliminando mensajes. Es imposible trabajar con audios y videos”, expresó.

Además, Hein explicó que no puede recibir videollamadas porque no cuenta con señal de internet en la zona en la que reside.

Gentileza: Misiones cuatro