LOS 130 AÑOS DE LA REVOLUCIÓN DEL PARQUE

En 1890, aún resonaban los ecos del famoso Mitin del Jardín Florida, donde el 1 de septiembre de 1889, jóvenes de distintos extractos políticos organizaron un acto en el Jardín Florida, para aglutinar los esfuerzos opositores contra el Presidente Miguel Juárez Celman, símbolo de una decadente y corrupta élite que gobernaba el país representada por el Partido Autonomista Nacional.

A pesar de no haber logrado una masiva concurrencia, este acto alcanzó para que hombres de la talla de Leandro N. Alem, Francisco Barroetaveña, Aristóbulo del Valle y Pedro Goyena, fundasen la Unión Cívica de la Juventud y sentaran un claro precedente de oposición.

Para enero de 1890 la crisis económica era tan grave, y la necesidad de construir una alternativa al gobierno, tan fuerte, que llevó a que en abril la Unión Cívica de la Juventud se ampliara para conformar la Unión Cívica.

El desmanejo de la economía devino en una crisis política que hizo que el 12 de abril de 1890 los ministros nacionales presentaran sus renuncias. El gobierno, que no había tomado en serio las manifestaciones opositoras, vio con otros ojos el acto multitudinario del 13 de abril de 1890 en el Frontón Buenos Aires, en la avenida Córdoba casi Cerrito, donde 10 mil personas vitorearon a Leandro N.Alem y Bartolomé Mitre, y clamaron por el fin del unicato, el regreso a la Constitución y la reconquista de las libertades.

En la mañana del 26 de Julio de 1890, Leandro Alem resumió las consignas de la revolución: “No hay, no puede haber buenas finanzas, donde no hay buena política. Para hacer esta buena política se necesita grandes móviles, se necesita buena fe, honradez, nobles ideales; se necesita, en una palabra, patriotismo”, de allí en más, Patria y Libertad, se tornaron en el Santo y Seña para iniciar los primeros combates que permitieran acceder al poder deponiendo al Presidente Juárez Celman.

Los revolucionarios, identificados con las boinas blancas y la bandera tricolor blanca, verde y rosa (colores elegidos a la fuerza, atento a que en las tiendas eran los únicos que había en gran cantidad) sostuvieron combates en 40 cantones de la ciudad, hasta el 29 de julio cuando el gobierno logró sofocar los alzamientos, luego de una represión brutal que se cobró como saldo más de un centenar de vidas.

Aquella intentona, fue una derrota en las armas, pero un incipiente triunfo político, ya que Juárez Celman se vio obligado a renunciar el 6 de agosto de ese año. Y decimos incipiente, porque el sistema que sostenía la desigualdad, el oprobio y la ignominia continuaba intacto, pronto Juárez Celman pudo ser reemplazado por otro hombre del régimen falaz y descreído.

La Unión Cívica Radical de General Alvear recuerda hoy la Revolución del Parque como uno de los sucesos que moldearon su origen de lucha y como la primera prueba cabal de que la honradez en los procederes, la libertad de los argentinos, y los derechos de todos, no pueden someterse a los designios de una minoría y menos de una sola persona; y en esa lucha, como a los caídos en la Revolución, nos va la vida.

COMITÉ UCR GENERAL ALVEAR